La terapia celular es un procedimiento basado en la técnica de suspensión de células autólogas de la piel (de la primera capa de la epidermis), es decir, la extracción de células del propio paciente.

Luego se implantan estas células en el tejido para tratar una enfermedad específica.


Tiene la capacidad de estimular la formación de nuevas células de la piel y la fase de actividad de los bulbos pilosos.


La terapia celular es una de las expresiones más avanzadas de la medicina regenerativa.


¿Para qué sirven la técnica de células autólogas?


La técnica de suspensión de celular autólogas de la piel se usa principalmente para enfermedades capilares:


  • Alopecia areata
  • Alopecia cicatricial
  • Alopecia androgenética
  • Cicatrices atróficas
  • Úlceras cutáneas
  • Vitiligo

Además, la terapia celular se lleva a cabo en
dermatología
en tratamientos antienvejecimiento para mejorar el aspecto de la piel, que estará más tonificada, hidratada y con las arrugas menos visibles.


Artículo creado con información de Topdoctors.es